MUJERES Siemens

La Fuerza de una Imagen – Mujeres Luchadoras, Mujeres Trabajadoras


Deja un comentario

Guía de formación para la participación social y política de las mujeres Manual de la alumna


Ver en PDF
guia_alumna_-_igualdad

guia_alumna_-_igualdad

1

Para contactar con las autoras: escapaten@hotmail.com

Este trabajo está dedicado a todas las mujeres que han aplicado sus saberes y esfuerzos al “bien público” a menudo desde la más completa invisibilidad. Ojalá pronto sus trabajos aparezcan a la luz pública.

Fuenlabrada es una gran ciudad, no sólo por sus servicios de calidad y el desarrollo económico experimentado en los últimos años, sino por contar con el firme compromiso de hacer de la igualdad un eje imprescindible de la política municipal.
Nuestra ciudad cuenta con un largo recorrido en políticas de Igualdad, que, actualmente, se concretan en el IV Plan de Igualdad de Oportunidades. Este plan, que es fruto de todos estos años y no sería posible sin los planes anteriores, tampoco sería posible sin todas las mujeres y entidades de Fuenlabrada que, día a día, nos han acompañado haciendo realidad unos objetivos que, sin ellas, se quedarían sobre el papel, convertidos en una simple declaración de intenciones.
Los Planes de Igualdad han sido y deben seguir siendo un instrumento para orientar y asesorar en la realización de políticas activas concretas, que ayu- den a conseguir un mayor protagonismo de las mujeres en todas las esferas.
Por esta razón, como alcalde de Fuenlabrada, me es muy grato presentar esta Guía de formación para la participación social y política de las mujeres. Un tra- bajo realizado por Luz Martínez Ten y Rosa Escapa Garrachón, y revisado por Amelia Valcárcel, que ha conseguido aunar los esfuerzos de diferentes institu- ciones, entre ellas, el Instituto de la Mujer, la Diputación de Barcelona, el Ayuntamiento de Sant Boi y El Instituto de la Mujer de Extremadura.
Espero que os sea de utilidad para seguir construyendo, entre todas y todos, un modelo social cohesionado, participativo y solidario.

Parece que la utopía de vivir en una sociedad igualitaria está más cerca que nunca. La participación social y política ha sido uno de los derechos histórica- mente negados a las mujeres, convirtiéndolas en ciudadanas de segundo orden. Gracias a tantas y tantas mujeres que a lo largo de la historia han desa- fiado el orden patriarcal, podemos decir que estamos construyendo un nuevo orden político y social que incorpora a las mujeres en igualdad.
Nuestro IV Plan de Igualdad de Oportunidades de las Mujeres de Fuenlabrada, en el área 2, hace referencia, específicamente, a la promoción de la participación social y al empoderamiento de las mujeres. Esta guía supo- ne un importante avance en la consecución de dicho objetivo, y pone a disposición de las asociaciones de mujeres y entidades de nuestro municipio una herramienta imprescindible, un manual didáctico que recoge saberes y experiencias para participar en el espacio social y político. Es un instrumento para empoderarnos como mujeres, participar, ejercer liderazgos y, en definitiva, consolidar nuestros derechos de ciudadanía.
Decía Frida Khalo “Nada permanece, todo revoluciona”. Estoy segura de que el material que ahora mismo tenéis en vuestras manos será de gran utilidad a todas aquellas personas comprometidas con la igualdad y que trabajan diariamente en la defensa y consolidación de los derechos de las mujeres.
Raquel López Rodríguez Concejala de Igualdad y Empleo Ayuntamiento de Fuenlabrada

Como en su día Dolors Renau afirmó, éste es un material precioso. Muchas gracias a todas las que lo habéis hecho posible.
Esta Guía de formación para la participación social y política de las mujeres coincide con los veinticinco años del Instituto de la Mujer. Una fecha signifi- cativa para la democracia en España porque la creación de este organismo per- mitió encauzar un proceso por el cual la sociedad española avanzó en la conse- cución de la igualdad entre hombres y mujeres, así como en la lucha contra toda situación de discriminación o marginación de la mujer. Si volvemos la vista atrás y recordamos cuál era la situación que vivíamos, tanto social, como econó- mica, política o legal, y observamos el camino recorrido, comprendemos cuán importantes han sido los logros y adelantos conseguidos.
El avance ha sido consecuencia, en gran parte, del trabajo que todas hemos realizado en muy distintos ámbitos. Las mujeres españolas nos incorporamos a la democracia con la mirada puesta en las reivindicaciones de las compañe- ras europeas y americanas que, después del mayo del sesenta y ocho, habían reavivado el debate de la igualdad, con nuevas vindicaciones y planteamientos sobre la participación de la mujer en la sociedad. En nuestro caso, a pesar de contar en nuestra historia con figuras tan relevantes como Concepción Arenal, Pardo Bazán, Carmen de Burgos, Clara Campoamor, María de Maeztu, Victoria Kent, María Lejarraga, María Zambrano y muchas otras que tuvieron una presencia determinante en la España moderna y la Segunda República, la situación de la mujer retrocedió, durante cuarenta años, hasta la llegada de la democracia, en la que de nuevo se abrieron las arterias de la participación política y social. Así, en muy pocos años, las mujeres organizadas en el movimiento feminista, asociaciones, partidos políticos y universidades
comenzamos a trabajar por unos derechos que hasta entonces habían sido una utopía y que en otros países europeos eran ya realidades cada vez más consolidadas. En el momento actual no sólo hemos conseguido equipararnos en derechos, sino que además hemos trazado nuevas estrategias en el desarrollo de la igualdad real, aprobando leyes como son la Ley Orgánica de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género, la Ley Orgánica para la Igualdad Efectiva de Mujeres y Hombres o la Ley de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las personas en situación de Dependencia, que hoy son un referente internacional.
Este proceso no hubiera sido posible sin la participación, activa y comprometida, de mujeres que han ido escribiendo, uno a uno, los renglones que nos llevan al presente. Mujeres que comenzaron encontrándose en los márgenes de una sociedad que negaba sus derechos fundamentales como seres humanos; mujeres que rompieron los límites de un rol obsoleto que las marginaba impidiendo su plena participación en el espacio público, pero, sobre todo, mujeres que aspiraban a construir una sociedad más justa, libre democrática e igualitaria.
La tarea no ha sido fácil pero, en estos años, las mujeres españolas han sabido investigar, crear redes, vindicar, poner palabras a situaciones que no se percibían como discriminatorias, imaginar nuevos modelos de relación entre géneros, diseñar medidas de acción positiva para llevar a la práctica todo un proceso de implementación de la igualdad en pro de una mayor dignidad del conjunto de la sociedad.
A pesar de lo difícil que ha sido llegar a muchos de los lugares de los que está- bamos históricamente excluidas, la creación de redes y el reconocimiento de los logros y la autoridad de las compañeras nos ha permitido aprender en colectivo e incorporar nuestra visión, experiencia y expectativas a la política, la economía, las relaciones, la cultura, etc.
Así, hemos aprendido a participar en asociaciones, partidos, instituciones…, a empoderarnos, a reconocer autoridad a otras mujeres, a desafiar una estructura profundamente patriarcal, a crear nuevos organismos, planes, estrategias… a situarnos de otra manera en la sociedad y en la política.
De estos aprendizajes trata este libro. A partir de las aportaciones tanto históricas y testimoniales, como académicas, se ha reunido en los diversos capítulos el saber que hemos ido creando a partir de nuestra experiencia para participar en el espacio social y político.

En las primeras páginas se comienza por relacionar el feminismo con procesos, ámbitos y realidades tan importantes como la democracia, la paz, la igualdad o el poder. Posteriormente se hace un viaje por la historia del feminismo para seguir por capítulos que aterrizan en acciones tan concretas como son la planificación desde la perspectiva de género, el liderazgo, los obstáculos, la comunicación, la negociación, las habilidades sociales o el tra- bajo en equipo. Lecciones todas que parten de nuestra experiencia y que subrayan la importancia que tiene el que incorporemos nuestra propia mira- da a la politica.
Desde estas líneas quisiera dar las gracias a Amelia Valcárcel, nuestra maestra y amiga, por acompañarnos en este viaje y compartir con nosotras su tiempo, esfuerzo, saber y trabajo en la revisión y corrección de estos manuales; a Dolors Renau por liderar la primera propuesta, a la Diputació de Barcelona, el Ajuntament de Sant Boi y el Instituto de la Mujer de Extremadura, que realizaron las primeras ediciones; y a la Concejalía de Igualdad y Empleo del Ayuntamiento de Fuenlabrada por contribuir con esta nueva edición a ampliar la red del compromiso por la igualdad. Pero, sobre todo, a todas las mujeres, compañeras y amigas que habéis aportado vuestra experiencia y vuestra voz en la construcción de la práctica política desde la perspectiva de género.
Rosa María Peris Cervera Directora General del Instituto de la Mujer

Una de las claves de que el feminismo haya conseguido desarrollarse a lo largo de más de tres siglos, cruzando las fronteras de todo el planeta hasta llegar a los rincones más recónditos, ha sido la capacidad de las mujeres para crear complicidades, compartir experiencias y tejer redes de solidaridad.
Una pequeña muestra de este proceso es el recorrido de estos libros, que ahora tienes entre tus manos. Comienza en el año 2001, tiempo en el que Dolors Renal impulsa, desde la Diputació de Barcelona, junto con las lideresas de América Latina y España, la realización de un Programa de Formación de Mujeres en cargos electos municipales: Mujer, Tú puedes.
De los cursos de formación, que se impartieron en aquella extraordinaria expe- riencia, surgió la necesidad de poner en común los conocimientos que las mujeres habían adquirido en su participación en el espacio político. Sin duda era un ejerci- cio valiente y arriesgado, porque se trataba de construir una perspectiva que par- tiera de una nueva mirada y de nuevas propuestas y maneras de hacer política: la de las mujeres que se incorporaban a las instituciones, partidos y espacios de par- ticipación de los que habían estado excluidas durantes siglos. Y si la empresa era grande no menos lo era el interés y la generosidad de todas las que participaron en las reuniones que se realizaron en el continente latinoamericano y europeo.
A partir de los documentos, grabaciones y aportaciones de las participantes de aquel proyecto, es cuando comenzamos a trabajar en el índice y el borra- dor de un primer documento. Un proceso que duró dos años, que no sólo nos convertiría en asiduas al puente aéreo, sino que nos permitió conocer las aportaciones que se estaban realizando en la política y gestión de ayunta- mientos desde una perspectiva feminista.

Este primer documento siguió su camino y el documento que nació en Barcelona fue transformándose poco a poco en una obra cada vez más colec- tiva, que pedía una nueva edición para incorporar las aportaciones de todas las amigas que nos han acompañado en este viaje. La segunda edición llegó de la mano del Instituto de la Mujer de Extremadura, que le dio así su segunda oportunidad.
Agotados los ejemplares y ante la demanda de libros, el Instituto de la Mujer del Ministerio de Igualdad quiso asumir la tercera edición, a la que se añade una nueva voz, precisa y necesaria como es la de la Amelia Valcárcel. Ella, ha pasado horas releyendo y revisando cada una de las palabras escritas para corregir, ampliar y añadir comentarios, a menudo necesarios para la compren- sión del texto. Una aportación valiosa como lo es toda su obra.
Ahora es el Ayuntamiento de Fuenlabrada, desde su interés por promover las políticas de Igualdad, cuando se realiza la cuarta edición. No podemos por menos de dar las gracias por esta nueva oportunidad que suma un nuevo esla- bón a esta red de conocimiento que estamos construyendo entre todas.
No queremos terminar sin recordar que gracias al trabajo de investigación, producción y difusión realizado por las mujeres feministas desde el ámbito académico, como desde la práctica asociativa y política, es cómo hemos podi- do ir avanzando en el camino de la igualdad. Todo ello constituye la gran herencia política de la que forman parte estas páginas.
Por último queremos daros las gracias a todas las que os acercáis a ellas para trabajar por un mundo donde la mirada y experiencia de las mujeres ocupe en paridad el espacio social y político.
Estos libros son, en suma, las muchas voces que nos han ido acompañando.
Amelia Valcárcel Rosa Escapa Luz Martínez