MUJERES Siemens

La Fuerza de una Imagen – Mujeres Luchadoras, Mujeres Trabajadoras


Deja un comentario


Estados Unidos

West Point juramenta su Primera Comandante de Cadetes

La general de brigada Diana Holland, es veterana de las guerras de Irak y Afganistán, se graduó en West Point en 1990, y asume la histórica posición un mes después de que el Ejército estadounidense eliminara todas las barreras de género en las Fuerzas Armadas.

La general de brigada,  Diana Holland, es la primera mujer nombrada Comandante de Cadetes de la prestigiosa Academia Militar de West Point.

La general de brigada, Diana Holland, es la primera mujer nombrada Comandante de Cadetes de la prestigiosa Academia Militar de West Point.

La Academia Militar de West Point, en Nueva York, juramentó este martes a la primera comandante de cadetes de la escuela. La general de brigada Diana Holland, veterana de las guerras de Irak y Afganistán.

Holland asumió el cargo de liderazgo luego de ser homenajeada durante la ceremonia realizada en la sede de la Academia, 80 kms al norte de la Ciudad de Nueva York, cuyos graduados generalmente sirven como oficiales del Ejército.

La nueva comandante se graduó en West Point en 1990, y asume la histórica posición un mes después de que el Ejército estadounidense eliminara todas las barreras de género en las Fuerzas Armadas.

Las mujeres son aceptadas ahora en todas las tareas de combate que antes solo permitían hombres, desde liderar a soldados de infantería en combate a servir como Navy Seals, la unidad de élite de las fuerzas de operaciones especiales de la Armada.

Holland se ha distinguido por otros logros rompiendo barreras, fue la primera generala del Fuerte Drum y de la 10ª. División de Montaña, sirvió en Alemania e Irak en 2004, y en Afganistán en 2010 y 2013.

Como la septuagésimo sexta Comandante de Cadetes, reemplaza al general de división John Thomson III.

West Point fue fundada en 1802, y aceptó sus primeras cadetes en 1976.


Deja un comentario

Los insultos a las diputadas reflejan el ensañamiento que sufren las mujeres políticas


  • Andrea Levy: “A mí me han interpelado a menudo sobre mi vida privada, algo que no le harían a un compañero”
Los insultos a las diputadas reflejan el ensañamiento que sufren las mujeres políticas
La mujer política está expuesta a una doble fiscalización, la de su trabajo y la de su imagen (Àlex Garcia)
, Barcelona

08/01/2016 01:06 | Actualizado a 08/01/2016 20:48Lea la versión en catalán

En las últimas semanas el escrupuloso civismo que había sido la enseña del movimiento soberanista durante largo tiempo parece haber desaparecido. La decisión de la CUP de no dar apoyo a la investidura de Artur Mas ha derivado en una pérdida de las formas, en ambos bandos de la contienda, que han tenido como principales víctimas a las mujeres que se dedican a la política.

Sin ir más lejos las diputadas de la CUP han tenido que aguantar estos días una lluvia de graves insultos machistas. “Tiorras feas”, “puta”, “malfollada”, “vieja”… Descalificaciones basadas en su aspecto o edad, no en su capacidad negociadora o inteligencia. De sus compañeros varones, en cambio, nada se ha dicho. En suma: machismo en toda regla.

Lo cierto es que lo ocurrido en estos días en Catalunya no es una excepción. En política, lejos de ser ejemplar, abundan este tipo de actitudes.

Uno de los casos más recordados es el de la ministra socialista Leire Pajín, objeto también de múltiples comentarios denigratorios –“cada vez que le veo la cara y esos morritos, pienso en lo mismo”, dijo de ella el alcalde de Valladolid, Javier León de la Riva–. A Begoña Villacís la llamaron fondona no hace mucho; Ada Colau ha hecho frente a menciones de todo tipo sobre su vestimenta y a Pilar Rahola la calificaron de “puta” esta semana en una tertulia de 13TV.

No son simples chanzas. Lo peor que se puede hacer en estos casos es ignorar el insulto, porque se banaliza lo que en realidad constituye una agresión machista, remarca Sara Berbel, del colectivo Feministes de Catalunya. “Todas estas descalificaciones tienen como objetivo deslegitimar intelectualmente a la mujer –insiste esta activista–, porque si discutes sus ideas te sitúas en una situación de igualdad frente a ella, las consideras tu igual, en cambio si la desprecias por ser mujer, por cuestiones relacionadas con su aspecto o vida personal, la pones en una situación de inferioridad”. Así, se contribuye a crear una imagen distorsionada de ellas, con una pérdida de valor automática de su labor profesional.

Carmen Alborch recuerda con cierta tristeza cómo preparaba sus comparecencias como ministra, la presentación de proyectos o iniciativas políticas, y al final muchos periodistas se acababan fijando en su atuendo. “Me daba mucha rabia, en general yo me he sentido bien tratada pero sí notaba cierta banalización de mi trabajo”, señala esta doctora en Derecho. El especialista en igualdad de género Miguel Lorente, que participó en la gestación de la ley integral contra la violencia de género, vio de cerca el acoso y derribo al que se sometió a Bibiana Aído durante su etapa gubernamental: “había una crítica añadida por ser mujer y joven, de su persona, de su familia…”. “La cuestión subyacente está clara: como sociedad, aún pedimos a la mujer de éxito que asuma unos roles y cánones determinados; para estar en la escena pública han de cumplir unos criterios estéticos, de lo contrario se la cuestiona”. Pero esta exigencia social encierra una trampa, sigue Lorente, porque cuando una mujer bella ostenta poder se pone en entredicho su capacidad, “se dice que está ahí por sus atributos físicos; un hombre, en cambio, nunca ha de escuchar estos comentarios”. En el mismo sentido apunta la diputada popular Andrea Levy: “a mí me han interpelado constantemente sobre mi vida privada, y estoy segura que a un compañero varón no se lo hubieran hecho; da la impresión de que una mujer que llega al poder ha de asumir un rol tradicional masculino, si no, no encajas y estás en el punto de mira”.

No es un problema exclusivo del mundo político. “Pese a que hemos avanzado en igualdad de género, aún aguantamos el peso de una cultura machista acumulada, no podemos ni debemos bajar la guardia”, destaca la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau. La edil hace un llamamiento a no normalizar estos comentarios denigrantes: “a una mujer política se la debe valorar por lo mismo que a un compañero hombre, por sus aciertos o errores, por sus medidas, pero no por cuestiones como las que escuchamos continuamente; son insultos que forman parte de una sociedad machisma, la versión más extrema de la cual está en los asesinatos de mujeres”.

Frente a este tipo de agresiones verbales, muy usuales en Twitter, pero también en tertulias y artículos de opinión, la diputada socialista Eva Granados reclama mayor unión, educación y pedagogía. El machismo no está superado y la igualdad aún no es una realidad, por eso, insiste, las políticas de genero continúan siendo más necesarias que nunca.


Deja un comentario

La extensión de ataques machistas a otras ciudades alarma a Alemania


tt

Una semana después de los ataques masivos a mujeres en Nochevieja, Alemania busca respuestas a unos sucesos que han conmocionado a todo el país. ¿Cómo es posible que la policía permitiera más de un centenar de agresiones y robos a pocos metros de la Catedral de Colonia, uno de los lugares más visitados de Alemania, especialmente cuando los asaltos ya habían comenzado antes de la medianoche? ¿Cómo se organizó el encuentro que reunió a unos mil hombres jóvenes de apariencia “árabe o norteafricana”, según la descripción de la policía? Otra pregunta va cobrando fuerza: ¿Cómo se explica que ataques parecidos, aunque de menor escala, ocurrieran al mismo tiempo en otras ciudades del país?

El goteo de denuncias por los horribles sucesos de Colonia va aumentando. Ya supera las 120, entre ellas dos violaciones. En Hamburgo también se han registrado medio centenar de denuncias, la mayoría relacionadas con agresiones sexuales. Pero además de lo ocurrido en estas dos ciudades, poco a poco se van conociendo casos similares en otros lugares.

Unos 150 hombres importunaron y besaron a varias mujeres en Bielefeld, una ciudad de más de 300.000 habitantes al oeste del país. La policía de Berlín ha confirmado la detención de dos hombres –procedentes de Irak y de Pakistán- sospechosos de haber abusado de dos mujeres en las cercanías de la puerta de Brandeburgo. Una turista también denunció el acoso al que le sometió un grupo de entre tres y cinco hombres. Sucesos parecidos han ocurrido en ciudades como Stuttgart, Fráncfort o Düsseldorf. Una pareja de homosexuales y un travesti también denunciaron ataques homófobos en Friburgo.

Alemania se pregunta cómo hacer frente a estos ataques sin estigmatizar a toda la comunidad árabe y norteafricana que vive en el país. El Gobierno ha insistido en los últimos meses en que el índice de criminalidad entre los refugiados –principalmente hombres jóvenes- no es superior al de los alemanes de su edad y sexo. La policía recuerda, además, que no hay pruebas de que los atacantes de Colonia fueran refugiados

Pese a todo ello, las noticias de las agresiones han caído como una bomba en un país que el año pasado recibió a 1,1 millones de solicitantes de asilo. “Señora Merkel, ¿dónde está usted? ¿Qué hace usted? Esto da miedo”, se podía leer en el cartel que llevaba una mujer en una protesta organizada el pasado martes en Colonia. Por lo pronto, la propuesta de los democristianos de Angela Merkel de agilizar las expulsiones de aquellos refugiados que cometan delitos ha entrado con fuerza en el debate político.

La policía de Colonia ha identificado a 16 sospechosos. Las autoridades no conocen sus nombres, pero sí aseguran disponer de grabaciones en las que se les reconocen claramente. Mientras las investigaciones continúan, la policía de Colonia y el Gobierno regional reciben cada vez más críticas por su gestión de la crisis. Un informe interno al que ha tenido acceso Der Spiegel online y el Bilddescribe la noche de los sucesos como un caos en el que abundaban las mujeres y chicas llorosas y aterrorizadas, en el que las autoridades perdieron el control de la situación. “Pudo haber muertos”, asegura el policía que escribió el informe filtrado a la prensa.


Deja un comentario

El 016 registra una cifra récord de llamadas: casi 82.000 solo en 2015


 497111_1

El mismo día en el que se ha confirmado la tercera víctima de violencia machista en lo que va de año, el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad ha hecho pública la cifra récord de llamadas que registró el 016 en 2015. El teléfono contra la violencia de género recibió 81.992 consultas, un 19,4% más que el año anterior y una cantidad sin precedentes desde que este servicio gratuito entró a funcionar a finales de 2007.

Desde que el Gobierno del PSOE inauguró este servicio telefónico, que funciona los 365 días y no deja huella ni en el teléfono ni en la factura, ningún año había cosechado una cifra tan alta de llamadas. La cantidad más cercana es la de 2008, cuando hubo casi 75.000 consultas, siete mil menos que este año. El total de llamadas más bajo es el de 2012, con casi 56.000.

El año pasado deja, además, los dos meses con más llamadas al 016: octubre y diciembre. El primero alcanzó las 8.458 consultas y el último mes del año registró 8.129. Las cifras que arroja Sanidad solo contabilizan las “llamadas pertinentes”, es decir, las que guardan relación con consultas o denuncias de violencia de género.

Las víctimas de 2016

Desde el 4 de enero hasta este viernes han muerto tres mujeres por violencia machista. Además, 2015 terminó con un balance provisional de 56 mujeres asesinadas por sus parejas o exparejas (otros cuatro casos aún están en investigación), dos más que las de 2014.

La violencia machista dejó 51 menores huérfanos y tres niños asesinados en 2015, frente a los 41 huérfanos y cuatro menores muertos en 2014. Del total de las mujeres asesinadas el pasado año, 13 (23,2%) habían presentado denuncia, lo que supone un descenso con respecto a las 17 (31,5%) que lo habían hecho en 2014. En ambos ejercicios, cuatro de las víctimas mortales tenían medida de protección en vigor.