El 8 de marzo se celebra el Día Internacional de la Mujer, ocasión para celebrar los logros y avances en temas de discriminación homenajeando a todas las mujeres, y en especial, a aquellas que en la historia de sus países han jugado un papel fundamental en la lucha por la igualdad.

El lema de este año reza «Empoderando a las Mujeres, empoderando a la Humanidad: ¡Imagínalo!», apoyando un mundo en el que todas las mujeres, y desde la edad más temprana, tengan la posibilidad de tomar sus propias decisiones, educarse, y dedicarse a lo que quieran en una sociedad sin discriminación ni violencia.

Los antecedentes de un día para reivindicar la igualdad de la mujer frente al hombre se dan ya en la Antigua Grecia durante el reinado de Lisístrata, que comenzó una huelga sexual para terminar con la guerra. Otro ejemplo lo encontramos en la Revolución Francesa, con millones de parisinas marchando al son de ‘libertad, igualdad y fraternidad’ exigiendo el sufragio femenino.

El primer Día Internacional de la Mujer se celebró en Estados Unidos en 1909 gracias al consenso conseguido con una declaración del Partido Socialista. En 1911 y gracias a la Internacional Socialista (que un año antes en Copenhague había proclamado el Día Internacional de la Mujer para conseguir el sufragio femenino universal y en favor de los derechos de la mujer) se empezó a celebrar este día en Alemania, Suiza, Austria y Dinamarca.

En 1917 tras la guerra y la abdicación del zar ruso, las mujeres de este país fueron a la huelga en protesta por la cantidad de soldados fallecidos, consiguiendo que el gobierno provisional concediera el derecho al voto al colectivo femenino. Este día fue el 23 de febrero del calendario juliano, que según el gregoriano usado en otros países corresponde al 8 de marzo.

El desarrollo del movimiento internacional de la mujer acompañado por las cuatro conferencias llevadas a cabo por la ONU para garantizar sus derechos legítimos, contribuye a que este día sea un punto de convergencia en favor de la equidad y de la participación femenina en la vida política y económica.

Como dijo Mahatma Gandhi: ‘la mujer es la compañera del hombre, dotada con la misma capacidad mental… Si por fuerza se entiende poder moral, entonces la mujer es infinitamente superior al hombre… Si la no violencia es la ley de nuestro ser, el futuro está con las mujeres’.